WNPR

Por Los Evacuados Del Huracán Y Por Mamá, La Perseverancia Lleva A La Graduación

May 24, 2018

Faltando dos días para la ceremonia de graduación, Karina Lasalle Arroyo había sacado el equipaje, con un valor de casi siete meses de su permanencia en Connecticut.

Read this story in English. / Lea esta historia en inglés.

 

Estaba de pie en el estacionamiento de la residencia universitaria y estaba lista para irse a casa.

"Más que lista," dijo riendo Lasalle de 21 años.

Cuando el huracán María chocó contra Puerto Rico en septiembre pasado, Lasalle estaba en su último año en la Universidad de Puerto Rico y pensaba en la escuela de leyes para el futuro. Pero el amplio daño alteró la trayectoria de estos bien trazados planes. La tormenta apagó la energía eléctrica y las clases nocturnas de Lasalle, cursos que necesitaba para graduarse, fueron reprogramadas para la misma hora el sábado.

"Me dijeron que escogiera," dijo Lasalle, quien quiere ser fiscal algún día. "Todos tenían quizá dos o tres clases a la misma hora, pero yo las tenía todas."

Mientras consideraba qué hacer, una universidad pública en la pequeña ciudad de New Britain, Connecticut, había publicado un anuncio en el periódico más grande de Puerto Rico. La Universidad Estatal Central de Connecticut estaba invitando a los estudiantes universitarios de la isla a cursar clases en tierra firme, al menos temporalmente.

La Universidad Estatal Central de Connecticut (CCSU, por sus siglas en inglés) llamó a su nuevo programa Airbridge (puente aéreo) y finalmente inscribió a unos 30 evacuados puertorriqueños como estudiantes de traslado. Lasalle aceptó la oferta en seguida y viajo para allá a finales de octubre.

"No te preocupes"

La madre de Lasalle, Palmira Arroyo, estaba impactada porque, hasta ese momento, su hija menor nunca se había alejado de casa.

"Primero, pensé que era una idea loca," recordó Arroyo la semana pasada. "Dije: ’¿Qué? ¿Qué vas a hacer?’ … Pensé que iba a ser difícil estar lejos de casa."

Pero Arroyo dijo que se sintió más tranquila, un poco más calmada cuando escuchó que una de las compañeras de atletismo de su hija, de la Universidad de Puerto Rico, también estaría en ese viaje. Se hicieron compañeras de habitación en Connecticut.

Aun así, Arroyo dio algunos consejos maternos.

"No mires atrás," dijo. "Piensa con tu mente y no con tu corazón."

Arroyo sabía que el corazón de su hija estaba en Puerto Rico... y con ella. Arroyo, directora de ayuda financiera en la isla, dijo que para el momento estaba atravesando por un divorcio, pero le aseguró a su hija que: "todo está bien, soy feliz," porque si le hubiera dicho cualquier otra cosa Lasalle se hubiera regresado para estar con ella.

"Yo dije: ‘No, yo estoy bien no te preocupes,'" dijo Arroyo.

En un principio, Lasalle tenía planeado mudarse de regreso a Puerto Rico luego del trimestre de invierno. Pero si continuaba en la primavera, tendría suficientes créditos para graduarse en la CCSU, con un título en sociología y una especialización en justicia penal. Así que su madre prometió ir para la graduación.

"Parte de nuestra familia"

Arroyo entró a las 4 a. m., el jueves anterior a la ceremonia de graduación del 19 de mayo, durmió unas pocas horas y condujo hasta el campus en auto de alquiler para buscar las cosas de su hija.

"Sé que quiere irse a casa por mí y por la familia y ella ama su isla," dijo Arroyo. "Pero le dije que ella tiene que perseguir sus metas y si tiene que quedarse aquí y buscar algo aquí, tiene mi apoyo."

Dos días después, se unieron a miles de personas en un gran estadio deportivo en el centro de Hartford, algunas usaban sus togas y birretes. Lasalle decoró su birrete con una bandera de Puerto Rico y este mensaje: "¡Estoy volando alto, pero nunca olvido de dónde soy!."

Cuando fue el turno de Lasalle de cruzar el escenario en la ceremonia de graduación de la CCSU, la presidente de la universidad, Zulma Toro, la abrazó cálidamente, como lo hubiera hecho una abuela orgullosa. Toro también es puertorriqueña. Pero aparte de las felicitaciones, Lasalle y su compañera de habitación, Joandra Vázquez, otra graduando evacuada del huracán, no querían ninguna atención espacial.

"Se consideran parte de la comunidad y creo que no querían que las mencionáramos hoy, lo cual comprendo," dijo Courtney McDavid, la asistente ejecutiva de Toro. McDavid estaba entre el personal del colegio universitario que se hizo cercano a los estudiantes del Airbridge.

"Les dimos la bienvenida y ahora los consideramos parte de nuestra familia," dijo McDavid.

Luego de la ceremonia, la madre de Lasalle dijo que sintió la graduación como una validación.

"Estoy tan feliz, estoy muy emocionada," dijo Arroyo. Agregó riendo: "Puedo ver que, bueno, creo que hice un buen trabajo."

A la mañana siguiente, madre e hija tenían un avión que abordar para Puerto Rico. Pero Lasalle siguió el consejo de su madre y dejó sus opciones abiertas.

Tiene planificado regresar a Connecticut este otoño como pasante de un senador estadounidense.

Este informe es parte de la radio pública colaborativa Sharing America, abarcando la confluencia de raza, identidad y cultura. La iniciativa es financiada por la Corporación para la Radiodifusión Pública e incluye a reporteros de Hartford, Kansas City y San Louis, Mo., y Portland, Ore.

Esta historia es parte de “The Island Next Door,” el proyecto de información de WNPR sobre Puerto Rico y Connecticut, después del Huracán María.